viernes, 25 de octubre de 2013

Da y tendrás en abundancia

“Da y tendrás en abundancia.”
(Lao Tse)

La abundancia siempre es relativa a lo que se pide. Piensa siempre en grandes riquezas y para recibirlas debes de estar seguro de estar dispuesto luego a compartirlas. Mientras más recibas, más podrás dar. No tengas miedo de pedir en grande para poder dar en grande. El universo es rico en abundancia y no mezquina en lo que entrega.

La abundancia llega cuando se pide con desapego. Cuando pidas riquezas que sea para compartir con otros. Cuando quieras salud que sea para ayudar a otros. Cuando desees amor que sea para entregárselo a otros. Cuando se pide con egoísmo la abundancia es esquiva. Cuando se pide con desapego la abundancia es generosa.”

“La felicidad comienza con la desposesión de sí y con la comunión con el todo.” 
(Roger Garaudy)

La felicidad no es la obtención de algo sino la carencia de nada. Si no necesitamos nada entonces estamos en abundancia y por lo tanto somos felices. La felicidad es un estado mental que nos permite apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.

“La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.”
(Soren Kierkegaard)

La felicidad no viene de los factores externos sino de cómo los vemos desde dentro. Apegarse a la necesidad de felicidad es impedir que ella entre a nosotros. Apegarnos solo al dinero como medio de la felicidad nos hace alejarnos de ella.


La felicidad parte de nuestro estado interior. Por esto, la forma de ser felices es estando en equilibrio interno. Todos tenemos la capacidad de lograr el equilibrio interno porque esto es natural. Los elementos se reubican de forma natural para alcanzar el equilibrio. El ser humano en equilibrio vive en armonía y se siente en un estado de libertad. No desear más de lo que se necesita ayuda a estar en equilibrio. Entregar en la misma medida en que se recibe asegura el equilibrio. 

“La felicidad es no tener que pensar en ella.” 
(Séneca)

Si hay necesidad de pensar en la felicidad esto genera un nivel de angustia que impide ser feliz. La felicidad sucede, no se busca.  Al estar en calma somos más eficaces en la resolución de nuestros problemas ya que podemos ver y analizar bien nuestras prioridades. Dejar fluir es dejar que la felicidad llegue.

Tal como nos explica Ribas: "Todas nuestras acciones mentales dejan impresiones en nuestra mente. No produce los mismos efectos una mente de amor que una mente de odio, por eso es tan importante observar nuestros pensamientos y nuestras emociones, y no perder de vista nuestros objetivos de sabiduría y de paz. De esta manera iremos eliminando nuestros hábitos mentales insanos y nuestras reacciones contraproducentes y reafirmaremos otras más positivas y eficaces para la estabilidad de nuestra paz mental".


“La felicidad no depende de lo que uno no tiene, sino del buen uso que hace de lo que tiene.” (Thomas Hardy)

El Círculo: El poder del dar y recibir.

El Círculo: El poder del dar y recibir.

“Sin un corazón rico, la riqueza es un espantoso pordiosero” 
(Emerson)

Dar y recibir son de una misma naturaleza. El ejecutivo espartano comprende que no hay solo “recibir” sino también hay un “dar”. Al comprender esta ley del universo obtendrás la abundancia  que desees pero estarás sentenciado a cerrar el círculo. Deberás compartir de igual manera.

El núcleo de la abundancia es un estado mental. La semilla comienza en tu mente como una actitud antes de transformarse en realidad. Con actitud hacia la abundancia se atrae abundancia. Sin actitud hacia la abundancia se aleja la abundancia.

Cuando pienses en abundancia no sólo pienses en dinero sino también en amistad, amor, salud en todo lo bello que te gustaría que otros tengan. Abre el círculo, deséalo tanto para otros que seguramente también tú lo recibirás. Esta es una ley del universo y tienes derecho a gozar de ella. Este es el principio de la reciprocidad.

Abundancia no es “exceso de algo” sino una “falta de necesidad de algo”. Muchas necesidades son artificiales. Muy pocas son naturales. A menor número de necesidades artificiales, mayor abundancia. Ser feliz es tener lo que se necesita.”

Cuando “entregas” creas un vacío tan intenso que generas una fuerza mayor para recibir. Quien entrega mucho está condenado a recibir más. Entrega cosas buenas y recibirás más cosas buenas.  Entrega cosas malas y recibirás más cosas malas.

La abundancia es un río que debe fluir para generar más abundancia. Quien entrega, recibe. Quien acumula y no entrega, dejará de recibir. Si haces girar el círculo, el universo se hará cargo de los detalles. Tú sólo debes de estar dispuesto a dejarlo fluir y estar atento a las oportunidades que te presenta. 

El balance perfecto entre la realidad y los sueños reside en tu capacidad de gozar de ambos con igual intensidad

Las fuerzas del universo se moverán para equilibrar lo que está en desequilibrio. En el universo todo tiende al equilibrio de forma natural. La tensión genera desequilibrio, la relajación permite el equilibrio. Una conciencia tranquila es equilibrio. Una conciencia perturbada es desequilibrio. Una conciencia perturbada es aquella que actúa en contra del equilibrio.

Wu Wei en Chino significa “no actuar” o “estar sin esfuerzo” que representa un estado de “no desequilibrio”. “No actuar” es hacer más que “actuar” en contra del equilibrio ya que el Universo corregirá la nueva situación artificial. El “No hacer” es la máxima expresión del “hacer” de forma natural. La flor florece porque así es y no porque se fuerza a florecer.

El “no actuar” contra el equilibrio genera poder. Este poder hace que todo deseo se cumpla. El equilibrio interno es poder. El desequilibrio interno debilita la posibilidad de convertir sueños en realidad. El agua es poderosa porque busca el equilibrio del “no actuar” y simplemente fluye.

Todos tenemos la capacidad de lograr el equilibrio interno porque esto es natural. Los elementos se reubican de forma natural para alcanzar el equilibrio. El ser humano en equilibrio vive en armonía y se siente en un estado de libertad. No desear más de lo que se necesita ayuda a estar en equilibrio. Entregar en la misma medida en que se recibe asegura el equilibrio.

El equilibrio existe cuando las fuerzas internas y externas resultantes son cero. Cuando las fuerzas no son cero existe tensión. Cuando las fuerzas son cero se alcanza la paz interior y exterior. La ley del equilibrio Universal es tu aliada cuando estás equilibrado internamente como lo es la ley de gravedad al estar equilibrado en la tierra.

Cuando no tengas, recibirás. Si tienes deberás dar. Porque el equilibrio es natural. Lo que te falte te será entregado y lo que tengas en exceso te será quitado. El “no tener” y el “tener en exceso” son desequilibrios que tenderán a nivelarse. Si “recibes” busca tu balance “entregando”, y recibirás más.

Cuando alcanzas el equilibrio interno tu fuerza aumenta. Al sincronizar tu equilibrio interno con el equilibrio universal tu poder se vuelve infinito. Esta fuerza tiene el poder de modificar fácilmente las situaciones externas. Nuestra realidad sensorial es una suma de situaciones externas. Esta fuerza permite convertir sueños en realidad. En equilibrio interno, lo que deseas te será concedido.

“El balance perfecto entre la realidad y los sueños reside en tu capacidad de gozar de ambos con igual intensidad.”

(Siéntate en la Luna – 2009)

El desequilibrio es una “oportunidad” para que el Universo busque el equilibrio por nosotros.

“No estés tenso, sino preparado. No pienses ni sueñes. No seas estable sino flexible. Permanece total y tranquilamente vivo, consiente y alerta, listo para cualquier cosa que pueda venir.”
(Bruce Lee).

El corazón abierto y la mente en orden otorgan fortaleza. Utiliza tu centro vital para moverte hacia el equilibrio. Todo elemento tiende a buscar el centro en forma natural. Lo que se encuentre disperso buscará el balance, lo que es desigual buscará la simetría y los extremos tenderán a encontrarse. Este es el principio del equilibrio eterno.

El cuerpo humano es un rio de energía incansable e inagotable. Al moverse o actuar puede generar desequilibrios a los cuales llamamos problemas. Los problemas son incertidumbre y como tal deben de ser aceptados de forma natural. La incertidumbre siempre es la semilla de una gran oportunidad. 

El desequilibrio es una “oportunidad” para que el Universo busque el equilibrio por nosotros. Confía en que este equilibrio llegará de manera natural de la misma forma en que el agua busca el fondo de un vaso. Dejar fluir la fuerza del equilibrio es natural. Oponerse a esta es mantener el desequilibrio.

El siguiente es el discurso de despedida del presidente de Coca-Cola dado por Bryan G. Dyson emitido al momento de dejar su cargo como CEO de la empresa en 1991:
“Imagina la vida como un juego en el que estás haciendo malabares con cinco pelotas en el aire.  Estas son: Tu trabajo, tu familia, tu salud, tus amigos y  tu vida espiritual. Tú las mantienes todas en el aire.
Pronto te darás cuenta que el trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: familia, salud, amigos y espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.
Debes de entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo… crece en la vida espiritual, que es lo trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes  por qué? Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele.
Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala!
Vive intensamente y recuerda: Antes de hablar… ¡Escucha!, Antes de escribir… ¡Piensa! Antes de criticar… ¡Examínate! Antes de orar… ¡Perdona! Antes de Gastar… ¡Gana!  Antes de rendirte… ¡Intenta! ANTES DE MORIR… ¡VIVE!
(Bryan Dyson)

En el Universo el equilibrio es natural. El desequilibrio en el Universo es antinatural. El equilibrio estructural es una ley de la naturaleza. Todo tiende hacia el equilibrio de forma natural. Hay que comprender esto, dejarse llevar por este flujo y de esta manera permitirle actuar a favor nuestro.

El equilibrio Interno genera el equilibrio Externo. El desequilibrio interno genera desequilibrios externos. Todo parte del interior. Nada se genera en el exterior. El péndulo interno golpea al péndulo externo hasta conseguir el equilibrio. Los problemas afloran en desequilibrio. Las soluciones fluyen en equilibrio.

El poder del Equilibrio Interno

El poder del Equilibrio Interno


“Un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros.”
(Confucio).

El éxito es la conjunción de varios elementos: eficiencia, velocidad, preparación, comunicación, trabajo en equipo, entre otros factores. Sin embargo, nada externo es exitoso si lo interno no lo es. 

Sin equilibrio interno no hay fortaleza interna. Sin fortaleza interna no hay éxito externo. Todo es caos sin equilibrio interno. Nada es abundancia sin equilibrio interno.  Esto es el principio de la serenidad.

Lo interno antecede a lo externo. No hay éxito externo si no hay éxito interno. No hay fortaleza externa si no hay fortaleza interna. No existe lo externo si no existe primero lo interno.

El equilibrio interno es capaz de convertir el caos en armonía. La mezcla correcta de pasión con serenidad es la que convierte las acciones en victoria.  Es poderoso el hombre sereno tanto como es débil el alterado. La serenidad es fruto de la sabiduría, la experiencia y la seguridad de un arduo entrenamiento.

Los espartanos fueron los guerreros mejor adiestrados y más heroicos de Grecia. Su ideal consistió en formar una comunidad militar muy eficiente donde las técnicas, valores y el orgullo de pertenencia fueron el centro de su existencia. La intensidad de las prácticas se reflejaba en la serenidad al enfrentar con coraje el ataque. Un compañero alterado es más peligroso que mil guerreros del oponente. El caos genera caos, la serenidad construye serenidad y potencia.

“La bestia ronda al muchacho. Lo ha olfateado y detectó que está cerca.  Las zarpas del lobo rozan las rocas  cortantes como el acero. El pelaje azabache brilla por los rayos de la luna. Su movimiento es seguro. Respira profundo y su aliento llega hasta su potencial víctima. El niño estaba cerca y enfrentaba a pocos centímetros de él en la oscuridad a  la misma entrada al infierno. El animal se acerca a pocos metros y olfatea al humano saboreando paso a paso el inminente festín. Sin embargo, el muchacho espartano no siente miedo, agudiza sus sentidos y ahora está más consiente de todo lo que le rodea. Su entrenamiento le indica que es la diferencia entre morir y vivir. Sentir miedo está aceptado. No saber usarlo correctamente es inaceptable.”
(Esparta)

Las respuestas no llegan completas ni las alternativas son siempre suficientes. Agudiza tus sentidos, confía en tu entrenamiento, apóyate en tus instintos. Tu serenidad, será la serenidad de tu equipo. Tu serenidad será la piedra angular de tu sabiduría.

Mientras más alto estés en la organización, más relevantes serán las decisiones que tomes. Mientras más difíciles los momentos, más serenidad necesitaras que conocimientos. Busca que tus habilidades se desarrollen en ocasiones cotidianas para que puedas aprovecharlas con serenidad en situaciones críticas. 

El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura

"El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura." 
(Miguel de Unamuno)

La perseverancia genera habilidad sobre el conocimiento. Habilidad sobre el conocimiento es saber. El conocimiento se obtiene de la teoría mientras que la habilidad tan solo de la práctica. Quien es hábil es que ha hecho. Quien solo conoce es posible que aún no haya hecho.

Habilidad se obtiene del movimiento mientras que conocimiento de las aulas. Moverse implica la posibilidad de fallar. Fallar es parte de del proceso de hacerse hábil. No hay habilidad sin error. Sólo conoces donde está el clavo cuando  sabes dónde está la madera. Solo tienes la habilidad de comprender la potencia del martillo cuando ha caído en tu mano y no en el clavo.

Mientras que el conocimiento es el acto de haber acertado una vez, la habilidad es la consecuencia de haber errado mil veces. Eres hábil si es que has aprendido a fallar. Eres hábil si es que has aprendido a pararte después de cada caída. Eres hábil si es que has aprendido a perseverar sobreponiéndose a tu propia debilidad.


"Nos gusta llamar testarudez a la perseverancia ajena pero le reservamos el nombre de perseverancia a nuestra testarudez."
(Jean Baptiste Alphonse Karr)



En la pugna entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo... no porque sea muy fuerte, sino porque persevera

"En la pugna entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo... no porque sea muy fuerte, sino porque persevera." 
(H. Jackson Brown)

Constancia es símbolo de fuerza mientras que volatilidad es de debilidad. Evita la volatilidad como evitas que tu automóvil se salga de la carretera. La perseverancia debe ser vista como la vía que nos conduce al objetivo.

La volatilidad es la falta de consecuencia en el mensaje y la acción. El cambio de estrategia no es parte de la perseverancia. Pretender llegar al mismo objetivo cambiando constantemente de estrategia no es perseverancia sino inconsistencia. La volatilidad convierte a la perseverancia instantáneamente en obstinación. La obstinación es el camino a la pérdida de recursos y a la destrucción.


La perseverancia te da fuerzas y avanzas, mientras que la volatilidad te saca del carril donde debes estar. Mensajes irregulares genera desequilibrio en el equipo mientras que consistencia y perseverancia asegura la convicción del equipo en que la meta está cercana de alcanzar.  

La perseverancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan su fruto

La perseverancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan su fruto.
 (Alfredo Graf)

La perseverancia es la competencia de poder seguir adelante a pesar de encontrar obstáculos en el camino o no haber podido llegar al objetivo en primera instancia. La perseverancia es buena para alcanzar metas difíciles ya que es usual no llegar a ellas en el primer intento.
El 29 de mayo de 1953 fue la primera vez que se llegó a la cima del monte Everest. Sin embargo, la primera vez que se intentó subir a la montaña fue en 1936, con la expedición de E. Shipton, en 1951 las expediciones francesas y en 1951 las suizas entre otras. La perseverancia del ser humano hizo posible que en 1953 Tenzing Norgay y Edmund Hillary llegaran por primera vez a los 8,848 metros sobre el nivel del mar. Esa altura no había sido alcanzada por ningún ser humano hasta ese momento.

Persevera cinco veces pero no diez. Siempre hay una frontera vaga con la obstinación. La obsesión es el mantenimiento excesivo de una idea, acción u opinión. La obsesión es el fantasma de la perseverancia. El ejecutivo espartano está consiente que debe de llevar a su equipo al borde de la perseverancia sin sobrepasar la frontera de la obstinación. Saber retroceder es tan necesario como saber perseverar. Un buen líder sabe detectar el momento de retroceder tanto como saber cuándo avanzar.

Perseverancia es convertir cada piedra en el camino en un soporte más para crecer. En lugar de ceder, insisten. En lugar de retroceder, prevalecen.

No hay persona que haya sido forjado en un día ni que se haya convertido en algo en dos. Todo líder tiene un ciclo de crecimiento lleno de avances y retrocesos. Lo fácil se hace rápido. Lo difícil toma un poco más de tiempo. Lo imposible tarda un poco más. Perseverancia es el impulso interno que hace llegar hasta el final del camino a pesar de los obstáculos.


Si conoces el límite entre la perseverancia y la obstinación intentas tantas veces hasta lograrlo. Si no conoces el límite intentarás tantas veces hasta debilitarte. Sólo quien conoce sus límites avanza con perseverancia. Sólo quien no conoce sus límites avanza con obstinación. Conócete internamente antes de desplegarte externamente. El comienzo está en el conocimiento interno tanto como la fuerza en el equilibrio interno. Nada es externo sin lo interno. Todo lo externo, es interno.

La actitud positiva convierte cada piedra con la que tropieza en los cimientos de su nueva construcción.

ACTITUD Y PERSEVERANCIA

“Hacer que los soldados luchen permitiendo que la fuerza del ímpetu haga su trabajo es como hacer rodar rocas. Por lo tanto, cuando se conduce a los hombres a la batalla con astucia, el impulso es como rocas redondas que se precipitan montaña abajo: ésta es la fuerza que produce la victoria.”
(Sun Tzu)

La actitud es el motor del ímpetu. El entrenamiento o capacitación no entrega actitud aunque si aptitud. La aptitud llega de afuera, la actitud parte desde dentro. Es posible motivar y crear actitud, pero debe siempre partir de adentro. El motor del ímpetu es un motor interno.

El ejecutivo espartano comprende que la actitud es el cincuenta por ciento de la solución y por eso trabaja en el convencimiento interno tanto como el entrenamiento externo. Aptitud sin actitud no es nada. Para alcanzar el éxito, una debe de ir de la mano de la otra, necesariamente.

La actitud positiva convierte cada piedra con la que tropieza en los cimientos de su nueva construcción. Un buen líder sabe que la victoria no aparece si las caídas no son transformadas en experiencias y los errores en nuevos conocimientos. Siempre acepta cada caída como una etapa natural hacia su éxito. 

La palabra “actitud” proviene del latín actitūdo que significa “estar firme”, “ponerse firme”, “estar en frente de”, es decir la manera en que enfrentamos lo que viene hacia nosotros.  La actitud es la forma en que nos paramos, miramos y estamos dispuestos a enfrentar a lo que viene.

Hay dos personas: Una abre la puerta y se lamenta porque afuera hay viento y se demora en tomar la decisión de salir e ir a trabajar. Queda pensando y se lamenta de ese día. La segunda da un salto hacia la calle estira los brazos al viento y con una sonrisa sincera siente la brisa en su rostro. Agradece por tener la posibilidad de sentirlo y es feliz por esto. La actitud cambia la realidad. Porque la realidad es percepción y nuestra percepción es nuestra única realidad. 

La actitud es la forma en que una persona actúa frente a lo que está llegando o está por llegar. ¡Este va a ser un día excelente! Esa es una actitud positiva. “Me encanta este día lluvioso”, y si uno sale a caminar bajo la lluvia. Hemos convertido la realidad en algo bueno y agradable. Cualquier cosa que veamos con una actitud positiva, va a ser una realidad positiva. Está en nuestras manos convertir la percepción en realidad. 

Tenemos la capacidad de cambiar todo lo que deseamos ya que nuestra realidad somos nosotros. Si nuestra forma de enfrentar cada día es positiva, nuestra realidad será positiva. Si nuestra actitud es negativa, será negativa, ya que la forma en que deseemos percibir nuestro mundo está en nuestro poder.

Todo lo que deseamos se hará realidad. “Somos lo que deseamos ser, porque todo deseo es nuestra realidad.” Actitud positiva es levantarse de buen ánimo, ducharse cantando, saludar con efusión, llamar a un amigo, ser cordial con el vendedor ambulante, sentirnos bien por respirar, por estar aquí, por sentir. Tener todas estas sensaciones está sólo en nuestras manos y depende sólo de nuestra decisión.

Cuando un ejército tiene la fuerza del ímpetu (percepción), incluso el tímido se vuelve valiente; cuando pierde la fuerza del ímpetu, incluso el valiente se convierte en tímido. Nada está fijado en las leyes de la guerra: éstas se desarrollan sobre la base del ímpetu.

(Sun Tzu)

La velocidad de la manada está marcada por la velocidad del más lento

“La velocidad de la manada está marcada por la velocidad del más lento.”

Si quieres velocidad en el equipo primero tienes que conocer sus habilidades. Sin conocimiento de habilidades no hay concepto anticipado de velocidad. Quien no conoce a su equipo no sabe su competencia de velocidad. Quien no conoce a su equipo no conoce su potencial.

Como la velocidad es relativa al entorno lo es igual relativa a lo interno. El entorno y lo interno siempre son complementarios e inseparables. Equilibrio interno significa fortaleza externa. Velocidad interna significa velocidad externa. Conoce a tu equipo como te conoces a ti mismo. Conócete a ti mismo tanto como a tu equipo. Conocer a tu gente es conocerse a ti mismo cuando se habla de equipo.

Velocidad de los elementos es velocidad del todo. Velocidad de los individuos es velocidad del equipo. El más lento de los individuos determina la velocidad promedio de todos. El más rápido marca la pauta tanto como el más lento. Premiar al rápido y motivar al lento es responsabilidad del buen líder.

“Un ejército victorioso es como un kilo comparado con un gramo; un ejército derrotado es como un gramo comparado con un kilo.
Cuando el que gana consigue que su pueblo vaya a la batalla como si estuviera dirigiendo una gran corriente de agua hacia un cañón profundo. Esto es una cuestión de orden de batalla.
Cuando el agua se acumula en un cañón profundo, nadie puede medir su cantidad, lo mismo que nuestra defensa no muestra su forma. Cuando se suelta el agua, se precipita hacia abajo como un torrente, de manera tan irresistible como nuestro propio ataque.”
(Sun Tzu)

Premiar al eficiente para que sea el ejemplo es importante. Todos mirarán al más rápido y lo tomarán como ejemplo de crecimiento. Si el lento no puede prosperar debe de ser retirado del equipo por bienestar del grupo. Un lento estructural nunca debe de ser parte del equipo ya que corremos el riesgo que sea modelo de alguien.

El mediocre está por definición en el medio y el más lento en el extremo no deseado. El ejecutivo espartano acelera al más lento o elimina al más lento. Nunca permite que el más débil o lento sea el que dé el ejemplo. El más lento retrasa la velocidad del equipo y da un mal ejemplo. Es responsabilidad del líder potenciar al equipo, liberándolo de los menos eficientes. Esto no debe de ser visto como injusticia sino todo lo contrario. Lo justo es lo correcto al liberar al equipo de lo ineficiente. La justicia es para el equipo no para el individuo. Ser justo es permitirle al incompetente una oportunidad en otro lugar donde pueda ser competente.

El búfalo africano (Syncerus caffer) mide un metro y medio de altura y pesa hasta 800 kilos. Vive en la sabana africana donde hay arbustos dispersos y muchos depredadores. Vive en grandes manadas que se movilizan buscando pastizales. Su principal enemigo es el león.

La manada cuida al grupo y se moviliza a la velocidad promedio de todos. Bajo este esquema la velocidad media de la manda está marcada por la velocidad del más lento. Cuando el león se come al búfalo rezagado la velocidad de la manada aumenta automáticamente alejándolos de sus depredadores.

Accionar a tiempo es mejor que reaccionar rápido

"Accionar a tiempo es mejor que reaccionar rápido." 

Cambiar y adelantarse es importante. El éxito no se basa simplemente en la habilidad de adaptarse, sino además en tu habilidad para cambiar más rápido que tus competidores. Quien cambia antes en la dirección correcta tiene una mejor probabilidad de éxito. Accionar a tiempo es mejor que reaccionar rápido.

El ejecutivo espartano sabe que la ley de la anticipación se sobrepone a la ley de la velocidad. Sabe que la ley de la velocidad siempre es relativa al cambio y al entorno. Quien no se adapta, no sobrevive.

Ser eficaz no significa ser eficiente pero no se puede alcanzar la eficiencia sin ser eficaz. La eficacia es alcanzar una meta mientras que ser eficiente es alcanzar la meta con el mejor uso de mis recursos disponibles.

Un cuento y una moraleja:
Había dos amigos que se perdieron en el desierto y caminaron por horas sin divisar nada a su alrededor. De pronto escucharon el rugir de un león detrás de ellos. Era un animal grande e igualmente hambriento.
Ambos comenzaron a correr rápidamente y empezaron a huir perseguidos por la fiera. De pronto, uno de ellos se detuvo abruptamente y sacó de su mochila unos zapatos tenis y se los puso. 
El amigo que lo veía asombrado le preguntó:
- ¿Acaso piensas que poniéndote unas zapatillas vas a correr más rápido que el León?
... y el amigo le respondió:
- No pienso correr más rápido que el León… ¡Me basta con correr más rápido que tú!

Moraleja: La eficiencia siempre es relativa a nuestros competidores, y la velocidad es parte de esta eficiencia.

No basta con tomar decisiones exactas sino decisiones correctas a tiempo

"No basta con tomar decisiones exactas sino decisiones correctas a tiempo."

La anticipación es más fuerte de la velocidad. Se gana más por partir antes que por correr mucho. Quien valora el tiempo se levanta más temprano que su oponente. Quien se anticipa tiene una oportunidad adicional para llegar antes.

Había una persona que llegó tarde un día a su oficina y se quejó que el metro lo había dejado por más que corrió desde su casa hasta la estación.
-         Corrí mucho. Lo hice con todas mis fuerzas – explicó. – Había mucha gente en el camino.
-         Hiciste mucho esfuerzo para llegar hasta el lugar sin lograrlo – contestó el dueño de la empresa. - Corriste y fuiste a mucha velocidad. Te imagino empujando a muchas personas en el camino y dejando caer tus pertenecías por el esfuerzo.
-         Así fue – respondió.
-         Lo que no puedo imaginarte es intentando levantarte cinco minutos antes esa mañana.

“Excava el pozo antes de que tengas sed. “
(Proverbio Chino).

Anticipación es más potente que sólo esfuerzo. Esfuerzo no necesariamente es eficiencia como velocidad no necesariamente es éxito.

Velocidad sin equilibrio lleva a decisiones inexactas. No basta con tomar decisiones exactas sino decisiones correctas a tiempo. Hay dos factores en juego: El tiempo y la dirección. Un sabio ejecutivo dijo: “Si me equivoco en la dirección necesitaré más tiempo. Si me equivoco en el tiempo de tomarla necesitaré más que dirección, velocidad.” La velocidad es parte de la eficiencia y al mismo tiempo parte de la ineficiencia. La ley de los opuestos está presente en todas partes. 

"El éxito no se basa simplemente en tu habilidad para adaptarte, sino además en tu habilidad para cambiar más rápido que tus competidores y clientes."

La velocidad está en función de tiempo y distancia y como tal es relativa. No está en función de uno mismo sino del entorno. Somos veloces comparados con algo, nunca somos veloces solos. La comparación está intrínseca a la velocidad.

El entorno cambia a una velocidad determinada. Esta es nuestra primera comparación de velocidad. Siendo más veloces que el cambio, mejoramos. Siendo más lentos que el cambio retrocedemos. El cambio es el primer marco de eficiencia. Quien no es más rápido que el cambio se debilita. Quien no es capaz de adaptarse al cambio, al igual que los dinosaurios, desaparece.
 

El éxito siempre será relativo a algo o a alguien. En los negocios el adversario se mueve a una velocidad determinada. Anticiparse a tu competidor es ganar unos metros en velocidad. Si te anticipas lo suficiente ya no importará la velocidad de tu competidor. Anticipación es mejor que velocidad. 

La zona de confort NO debe de ser la inmovilidad sino la velocidad

"La velocidad eficiente no es sinónimo de improvisación sino de planificación." 

Ser rápido no quiere decir ser improvisado. La velocidad debe de estar soportada por planes estratégicos. Velocidad sin planes estratégicos es caos. Un buen ejecutivo cuida tanto de la velocidad como de la dirección.
Una planificación perfecta puede convertirse en imperfecta con una mala ejecución. Una buena estrategia se puede quebrar en la ejecución. En la ejecución se gana o se pierden las estrategias.

Preparación previa y éxito tienen correlación positiva. Los corredores de autos de fórmula uno se preparan por años para ser veloces. No se trata de saltar a la pista y tan sólo acelerar. Hacer esto es estrellarse en la primera curva. Un piloto de fórmula uno tiene que prepararse física y mentalmente. A alta velocidad se siente la presión en el cuerpo, la posición es incómoda ya que los brazos van pegados al cuerpo en un espacio estrecho. La fuerza centrífuga de las curvas a velocidades de más de 290 kilómetros por hora  presiona sobre los 5G la cabeza. La preparación es muy importante no sólo para el éxito sino también para la supervivencia.

"La zona de confort NO debe de ser la inmovilidad sino la velocidad."

La zona de conforte debe de existir pero debe de ser temporal. Un equipo no puede estar en constante tensión. Un equipo no debe de acostumbrase a una zona de confort. Demasiado tiempo en la zona de tensión genera equipos desgastados y desmotivados. Un excesivo tiempo en la zona de confort genera equipos lentos e ineficientes. Un buen líder sabe cuándo acelerar a su equipo y cuando hacerlo relajarse y descansar.

El tiempo es nuestra creación y medición de competitividad. La presión en un buen automóvil es eficiencia. Un Lamborghini con un motor de 10 cilindros en V, con 5.0 litros de cilindrada y 500 CV de potencia a 7800 rpm sobrepasa los 315 k/h sin estresarse.  Igual es un equipo bien preparado y entrenado. El stress del equipo es inversamente correlacionado a su nivel de preparación y entrenamiento. Un equipo eficiente gozará de la presión y pedirá más ya que sabe que sabe que su mejor rendimiento está en la alta velocidad. Un equipo mal entrenado, se quebrará y pedirá un descanso.

La ley de la preparación completa se cumple cuando el equipo trabaja sin trabajar, rinde sin esforzarse y alcanza sus objetivos gozando con cada implementación realizada. Los retos son parte del oxígeno del equipo y este se alimenta de ellos. El entrenamiento físico y mental es vital para alcanzar este nivel de satisfacción en la gestión diaria. Lo que parte de adentro, es parte de cada uno. Lo que parte de afuera, siempre será algo impuesto.



El buen líder sabe que en sus manos está la fortaleza de su equipo. Cuando la preparación y motivación que le da a su equipo es débil, su equipo será débil. Cuando la preparación y motivación que le da a su equipo es potente, su equipo será potente. En sus manos está el éxito de su equipo y por lo tanto el de sus planes que implemente a través de ellos.

El Universo es armonía y no existe el tiempo. El Universo es sincronía y no existe el tiempo.

LA EFICACIA Y LA VELOCIDAD

"Una vida cometiendo errores no la hace más honorable, pero si mucho más útil que una vida sin haber hecho nada." 
(George Bernard Shaw)

Todo elemento está en movimiento interna y externamente. Nada es estático todo hacia algún lugar. Hay un movimiento natural y otro forzado. Ir de un lugar a otro voluntariamente requiere esfuerzo para mover algo de su situación natural. Lo natural es el equilibrio.

Moverse implica recursos. Un recurso es energía y otro es tiempo. La eficiencia de este movimiento está regida por el uso de estos dos recursos: energía y tiempo. El más importante  e irrecuperable es el tiempo. Eficiencia es el alcanzar un objetivo con el menor uso de recursos posible.  

Un Cuento y una Moraleja: 
"El pequeño ciempiés sintió que debía lanzarse a caminar y preguntó inquieto a su madre:
-Para andar, ¿cuál pie debo mover primero: los pares o los impares, los de la derecha o los de la izquierda, los de delante o lo de detrás? ¿O los del centro? ¿Y cómo? ¿Y por qué?
El pequeño ciempiés llevaba semanas inmovilizado analizando que hacer sin darse cuenta que las aves ya lo habían detectado y corría peligro de ser devorado.
La madre le respondió:
-Cuando quieras andar, hijo mío deja de dudar y tan sólo... anda".

Moraleja: El análisis excesivo es más perjudicial que una acción oportuna menos exacta. Analizar antes de moverse es importante. Analizar y demorarse en moverse es perjudicial.  Analizar y nunca moverse es mortal.



"La velocidad es parte de la eficiencia."

El Universo es armonía y no existe el tiempo.
El Universo es sincronía y no existe el tiempo.
El Universo es eterno y no existe el tiempo.

Cuando hablamos de Universo no existe el tiempo. Cuando hablamos de experiencia humana sí existe el tiempo. El tiempo es relativo a un punto de referencia para  el hombre. El tiempo es una medida artificial creada por nosotros para poder saber cuánto nos alejamos o acercamos a este punto de referencia. En el momento que este punto de referencia deja de existir, el tiempo deja de ser relevante y la angustia desaparece.

El tiempo es un relativo artificial.
Es tiempo no es nada en sí mismo.
El tiempo es todo para lo relativo.

Somos los creadores del tiempo y sin nosotros no existiría como tal. Para su concepción incorporamos números, ponemos puntos de referencia como el día en que nacemos, inventamos calendarios, tantos años después de Cristo, colocamos relojes, tantas horas después de la salida del sol, etc. Esto nos permite poseer la sensación de tiempo. Sin esto, el tiempo y el espacio estarían sobrepuestos para nuestros sentidos.


Cuando hablamos de eficiencia implica cuanto recurso-tiempo invertimos para obtener algo. Seremos más eficientes mientras logremos más con menos recursos. La primera pregunta es: ¿Cuánto de nuestro “tiempo” estamos dispuestos a invertir para lograr ese “algo”? Y la segunda pregunta es: ¿Estamos dispuestos a ser eslavos del tiempo aun sabiendo que somos sus creadores? 

Muchas olas que vemos grandes de lejos terminan pequeñas cuando llegan a la orilla.

"La vida no se trata de esperar a que pasen las tormentas... se trata de aprender a bailar bajo la lluvia."
 (Vivian Greene)

Es fácil asegurar que uno ha enfrentado un problema alguna vez en la vida. Sin embargo, es difícil comentar que uno ha tenido muchos de problemas al mismo tiempo. 
Es posible que estos lleguen de un momento a otro, todos a la vez, y que nos parezca que estamos jugando un partido de tenis en donde nos arrojan cientos de pelotas en simultáneo. Parece imposible poder responder a una sola. ¡Es muy estresante! ¿Qué se puede hacer?

"Lo más urgente hoy, lo otro para mañana." 

Sin embargo, la solución es simple: Responde uno a la vez, sólo uno al día. No te preocupes de los problemas que están por venir y dedícate a solucionar el más urgente e importante que tengas al frente. Aunque parezca la antítesis del concepto de planificación estratégica es lo mejor que puedes hacer para no explotar ante ellos. Vas a ver que muchos de los problemas que parecen irresolubles terminan siendo simples cuando llega el día de estar frente a ellos. Debes de estar preparado para poder jugar este tipo de partidos en algún momento de su vida. Prepararte en calma ayuda a estar listo cuando llegue ese momento de tormenta.

"Muchas olas que vemos grandes de lejos terminan pequeñas cuando llegan a la orilla." 

Cuando hay muchos problemas juntos es tiempo de priorizar. Si no priorizamos es posible que no podamos sobrellevar la carga, perdamos el control y explotemos. Muchas olas que vemos grandes de lejos terminan pequeñas cuando llegan a la orillas. Sola desaparecen frente a nuestros pies.

Lo importante hoy no será importante mañana.
Lo urgente hoy no será urgente mañana.
Mañana no será hoy.
Hoy no es mañana.

Explotar ante los problemas no es una buena alternativa. Unos problemas tendrás que resolverlos tú. Para otros recibirás ayuda. Muchos se resolverán solos. Otros nunca se resolverán y desaparecerán. Nada permanece como es hoy. El desequilibrio nunca es eterno. Lo eterno es equilibrio.

CUENTO Y MORALEJA:
Se cuenta de cierto campesino que tenía una mula ya vieja. En un lamentable descuido la mula cayó en un pozo. El campesino oyó los bramidos del animal y corrió para ver lo que ocurría. Le dio pena ver a su fiel servidora en esa condición pero después de analizar cuidadosamente la situación creyó que no había modo de salvar al pobre animal y que más valía sepultarla en el mismo pozo.
El campesino llamó a sus vecinos y les contó lo que estaba ocurriendo y los convenció para que le ayudaran a enterrar a la mula en el pozo y de esta manera evitar que sufriera.
Al principio, cuando la mula sintió que le caía tierra en el lomo se puso histérica. Sin embargo a medida que le lanzaban más tierra encima, ella se sacudía más.
 ¡Ella se sacudía y se subía sobre la tierra!
Esto hizo la mula cada vez que le lanzaban más sobre el lomo. ¡Sacúdete y sube! ¡Sacúdete y sube! Se repetía la mula para alentarse a sí misma.
No importaba cuan dolorosos fueran los golpes de la tierra y las piedras sobre su lomo, o lo tormentoso de la situación, la mula luchó contra el pánico, y continuó “sacudiéndose y subiendo”.
 

A sus pies se fue elevando de nivel el piso. Los hombres sorprendidos captaron la estrategia de la mula, y eso los alentó a continuar paleando. Poco a poco se pudo llegar hasta el punto en que la mula cansada y abatida pudo salir de un brinco de las paredes de aquel pozo. La tierra que parecía que la enterraría, se convirtió en su bendición, todo por la manera en la que ella enfrentó la adversidad.

Moraleja: Algunas veces la solución reside en el problema mismo. Si vemos los problemas como un reto que nos ha puesto la vida, entonces mejoraremos. Al responder ante los retos de forma positiva entonces dejaremos de lado las frustraciones y las lamentaciones. Es posible que una actitud positiva no sea suficiente para superar el problema pero ayuda mucho más que una actitud negativa ante lo que se enfrenta. Si alguien te quiere enterrar, entonces ¡sacúdete fuerte!


Un ejecutivo espartano sabe que los problemas llegarán en algún momento. La preparación física y mental para ese instante es vital. Un espartano se prepara toda una vida para cinco minutos de batalla. Estar bien preparado es su principal ventaja frente a su oponente. Sabe que esa ventaja será la diferencia entre la vida y la muerte.

"Lo que ahoga a alguien no es caerse al río, sino mantenerse sumergido en él." (Paulo Coelho)

Siempre nos sobrará algo cuando no queramos nada. Siempre nos faltará algo cuando deseemos todo.

“Esperar a que la vida te trate bien porque eres una buena persona, es como esperar que un tigre no te ataque porque seas vegetariano.”
(Bruce Lee)

Sísifo era un joven griego amante de la vida que engañó a los dioses para escapar de los infiernos. Estos al darse cuenta se enojaron y Zeus condenó al joven muchacho a empujar una gran piedra cuesta arriba de una empinada montaña. La roca cada vez se hacía más pesada hasta que le resultaba muy difícil seguir adelante. El centro del castigo estaba en que al estar a punto de llegar a la cima la piedra se le escaba de las manos y rodaba hasta abajo teniendo que comenzar su trabajo nuevamente. De esta manera el castigo dado por los dioses sería eterno.
 
Los problemas no son eternos como el castigo de Sísifo pero si recurrentes. No es posible pensar en un mundo exento de problemas. Las dificultades llegan en algún momento y es mejor estar preparado para ellas.  En las adversidades despertamos  a nuestras cualidades que en condiciones serenas hubiesen permanecido dormidas.

Hay muchas formas de hacerlo pero son tres las más importantes:
a)     Ahorro de fuerzas (estar sano físicamente).
b)    Ahorro de conocimiento (estar sano en sabiduría).
c)     Ahorro de dinero (estar sano financieramente).

Lograr equilibrar en estas tres dimensiones en épocas de tranquilidad nos dará la serenidad para salir del hoyo cuando llegue el momento. Prepararse en el ahorro es potenciar la actitud cuando llegue el momento. Cuando estemos frente al problema nuestra actitud se aferrará a nuestro ahorro como las raíces de un árbol lo aferran a la tierra durante la tormenta. La actitud sin preparación será solo actitud.

Las caídas son tropiezos si te levantas.
Los tropiezos son enseñanzas si aprendes de ellos.
Los malos pasos enseñan.
Los buenos pasos certifican.
Los pasos nunca dados no hacen ni lo uno ni lo otro. 

El tiempo pasa y los problemas se doblegan ante la actitud. Durante el reto, la actitud no debe de doblegarse nunca ante los problemas.
El desequilibrio siempre es pasajero mientras que el equilibrio es el que tiende a ser eterno. El equilibrio es tendencia del Universo. El caos es sólo un paso previo al equilibrio.

“Puedo respirar, estoy contento por esta primera parte.”

Hay problemas grandes y retos pequeños. Hay situaciones simples donde está en riesgo la posesión de algo como una casa, el trabajo o un automóvil. Todas estas son recuperables.
Hay otros momentos en donde el problema es mayor y ves a la muerte de cerca o tienes que sostener o apoyar a un familiar enfermo. Esos son momento difíciles.

Independientemente del grado o intensidad del problema que enfrentemos siempre habrá un motivo por el cual agradecer. Puedo respirar y ese ya es un primer paso para agradecer. Puedo escuchar cantar las aves eso es otro gran motivo para agradecer. Puedo sentir mi mano moverse, puedo ver  los colores brillar y eso es mayor motivo para comenzar un día con felicidad.

Hay problemas en el mundo pero el mundo no es todos los problemas. De la manera como quieras ver tu mundo, el mundo se pintará de esa manera.

El mundo es una sensación.
La sensación son los sentidos.
Los sentidos son información.
La información es solo percepción.
La percepción solo percepción es.

Podemos pintar el mundo de los colores que deseamos. Nada nos impide eso. El sol puede ser más brillante si deseamos que sea más brillante. Podemos estar en abundancia si lo que queremos es poco. Siempre nos sobrará algo cuando no queramos nada. Siempre nos faltará algo cuando deseemos todo. Hasta los colores más hermosos pueden brillar intensos de noche.
 
Viendo el mundo con un prisma positivo, con actitud proactiva es un paso para ser feliz y obtener lo que deseas. Mira todo con mente positiva y el universo se encargará de darte todo lo que deseas. El universo es eterno y abundante y nada falta en el universo pues lo es todo.

Una persona agradecida tiene su mente en positivo. Agradecer por lo que tenemos es sentirnos felices. Sentirnos felices es vibrar positivamente. Vibrar positivamente atrae lo bueno hacia nosotros. Todos nacemos con alas pero nuestra tarea es aprender a usarlas y volar.

Es un círculo virtuoso de la felicidad es el estar satisfecho con lo que se tiene y la llave de arranque es agradecimiento. Se puede desear más de lo que se tiene pero nunca se debe de ser infeliz por no haberlo obtenido. La posibilidad no debe de convertirse en carga. La posibilidad debe de convertirse en alegría de estar ya en camino.


 Una de las formas más fáciles de cambiar tu actitud es tener conciencia de lo que piensas. Háblate en voz alta sin hacer juicios de probabilidades ni de valor: ¡Este día va a ser excelente! ¡Yo soy el mejor en lo que hago!  ¡Tengo muchas personas que me quieren! ¡Me encanta ayudar a otras personas! ¡Me encanta hacer el bien y ser amigo de todos! Dilo en voz alta, sin miedo, repítelo hasta que la parte inconsciente lo escuche. Debe quedar grabado ahí para ser parte de ti. Repítelo tantas veces como sea necesario. La actitud es una forma de enfrentar algo y eso está sólo en tu voluntad.